09 enero 2006

El complot de Ollanta y Antauro

Michael Martínez versus los Humala
Era evidente. Con tal de apoyar la candidatura de su encarcelado hermano Antauro, Ollanta Humala no titubeó un segundo en traicionar al hombre que se la jugó para ayudarlo a inscribir su candidatura.

La historia es ésta: El sábado se realizó el Primer Congreso Extraordinario de Unión por el Perú (UPP), el partido al que Ollanta Humala se alió para inscribir su candidatura. Los upepistas tenían que aprobar su fusión con el Partido Nacionalista del comandante OH, quien apareció de improviso.

(Aplausos, barritas, ovaciones. Discursito alentador del candidato.)

Hasta ahí, todos contentos. Pero, de pronto, el gesto del comandante se tornó compungido, su voz se quebró y demandó casi entre lágrimas que ninguno de los actuales congresistas de UPP postule a la reelección.

Entonces otro rostro se desencajó: el del actual congresista por Apurímac, Michael Martínez -el hombre que había logrado que UPP lanzara a Ollanta Humala a la presidencia, cuando el Partido Nacionalista del comandante no logró su inscripción en el JNE-.

Me consta que el congresista fue el principal aliado del comandante dentro de su partido. El viernes estuve en una reunión de UPP previa al Congreso. Los upepistas ya estaban indignados con los nacionalistas y Martìnez era el único que se desvivía en poner paños fríos a la candente situación.

Pensé que, al día siguiente, Humala agradecería los esfuerzos del líder de UPP. No pude estar más equivocado:

Sé que aquí está mi amigo Michael Martínez; esto (la no reelección) no es algo personal. Esto es porque, en la construcción del discurso nacionalista, he dicho que habrá cambios: se tiene que asumir el costo colegiado de este Congreso que está tan desprestigiado, aunque justos paguen por pecadores”, dijo OH.

La Ventana Indiscreta mostró la primera reacción de Martínez, con los ojos llorosos de indignación:
- ¿Se sintió traicionado, congresista?
- Yo no quiero utilizar ese término, pero alguna vez alguien dijo que, en términos militares, las traiciones se pagan con sangre

Ouch.

Esta tarde, el congresista apurimeño la tuvo más clara: todo era un complot tramado por Ollanta y Antauro Humala.

El plan es simple: Martínez debía ser desembarcado de la candidatura porque su potencial contendor por la curul de Andahuaylas será nada menos que Antauro Humala.

El hermanito de Ollanta postulará -en la agrupación Avanza País- por esa localidad, porque allí protagonizó la toma de la comisaría que terminó con su encarcelamiento y cuatro polícas muertos.

Ojo: Apurímac sólo tiene dos escaños en el Congreso, así que una ausencia de Martínez -muy popular en la zona- dejaría limpio el sendero para el Humala encarcelado.

Hasta el momento, el comandante OH no ha dicho este puñal es mío.

Ver vídeo: La traición de Ollanta

5 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Aguanta, Ud. piensa que reelegir congresistas es bueno? o no?

Porque tiene que ver todo como si fuera un negociado propio... que se dice una cosa no es porque crea que es lo mejor para el país, sino que quiere joder a los de UPP.

En verdad es tan limitada esa forma de ver al Perú con solo ver los intereses propios de caudillos y congresistas.

Esa es la unica interpretacion que puede darle...??

12:49 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

cada acción genera una fuerza de energía que regresa a nosotros de igual manera ..."cosechamos lo que sembramos."...ojo Perú ojo....las elecciones a la vuelta de la esquina y no la vemos clara ..que obscurida caracho y ni una velita para alumbrarnos....."tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz" ....masoquistas es que somos..bueno amanecerá y veremos..dc

1:02 p. m.  
Blogger ocraM dijo...

estimado anónimo de las 12.49:

la reelección per sè no tiene nada de malo. pero ese no es el punto del debate.

aquí la cosa es clara: en política la frase que lo regulta todo es "Cui Bono?".

en este caso, el beneficiado con el desembarque de Martínez es, evidentemente, su próximo competidor Antauro Humala.

¿y quién desembarcó a Martínez? el hermano de Antauro, Ollanta.

por más que el comandante haya tratado de vender la jugada como una medida surgida de su convicción impoluta de renovar la clase política, la jugada humalista es evidente.

saludos,

ocraM

"en política no hay que ser ingenuos" (Alan García, 1985)

4:31 p. m.  
Anonymous Jomra dijo...

Saludos

Un poco de "paranoia", en política y con personajes "poco claros" (no tanto en gestos y discursos, sino en trayectorias y verdadero conocimiento público de lo que hace/cree), viene bastante bien.

Además, cargarse a alguien que consideras un buen congresista por el simple hecho que ya ha trabajado en eso, "(..)he dicho que habrá cambios: se tiene que asumir el costo colegiado de este Congreso que está tan desprestigiado, aunque justos paguen por pecadores” Espero entender que entre esos buenos que paguen se encuentre su buen amigo, esto es, que esté considerando al aún congresista como de los justos que pagan por pecadores... pero ¿Eso sirve de algo? ¿Garantiza un mejor nuevo congreso? ¿Podría acarrear uno peor? Bueno, es como apostar a blanco y negro... Y más vale diablo conocido que bueno por conocer, o algo así :P. La renovación es buena, la renovación forzada puede resultar un experimento digno a recordar, tanto por malos resultados como por buenos, o simplemente, pasar al olvido por no significar nada.

Camino libre, al menos a priori, para el señor Humala, Antauro Humala quiero decir, para ver si consigue el trabajo deseado en el congreso.

Hasta Luego ;)

PD: ¿Qué tiene que ver una renovación política forzada con un Discurso Nacionalista? ¿Buscan la pureza ideológica? ¿Que sea un congreso de novatos? Propuesta demagógica donde las haya.

5:11 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Estimado Sr. periodista

Cual es la movida política detrás de la aceptación de Michael Martínez de no postular a las elecciones generales del 9 de abril próximo

1:56 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal