18 setiembre 2006

Humala tiene razón

No voy a ser mezquino con el comandante Heredia. Ayer, mientras lloriqueaba por el juicio que -de una forma absolutamente regular- han abierto en su contra, dijo una verdad de a puño:
El autor intelectual de esta violación flagrante de los derechos humanos, de haber desaparecido a más de ocho mil peruanos, de haber permitido el derramamiento de la sangre de más de 60 mil peruanos, es el Estado peruano y sus gobiernos de turno: Acción Popular y el Partido Popular Cristiano, del 80 al 85; el Apra, del 85 al 90, y el fujimorismo en la última década.
En eso tiene razón. Los militares fueron enviados a una guerra para la que nadie los había preparado. Que tienen responsabilidades individuales, las tienen. Que debieron respetar la ley y el debido proceso, debieron. Pero hay casos y casos (el de Humala, por cierto, es uno en el que está clarísimo que sí violó derechos humanos).

Es verdad que la CVR estableció claramente que el principal asesino en esa guerra terrible fue Sendero Luminoso. Pero, por el lado del Estado, se enfocó demasiado en los miembros de las Fuerzas Armadas. ¿Y los civiles que prefirieron la salida fácil de hacer "que los cachacos vayan a matar serranos"? La CVR no estableció las responsabilidades judicializables de ningún jefe civil, salvo en el caso de Fujimori -qué fácil-.

Que no se lea este post como una defensa de los militares violadores de derechos humanos. Al contrario. La CVR tiene razón cuando, en sus conclusiones, "afirma que en ciertos lugares y momentos del conflicto la actuación de miembros de las fuerzas armadas (...) involucró (...) prácticas generalizadas y/o sistemáticas de violaciones de los derechos humanos". Hay documentos que prueban que el Ejército usó el asesinato como "estrategia contraterrorista".

Pero también creo que no se puso el suficiente enfásis -ni político ni legal- en las gravísimas responsabilidades de los gobernantes de turno. Es una lástima que haya tenido que ser Humala quien las coloque sobre el tapete.

tags: , , , ,

10 Comentarios:

Blogger Roberto dijo...

marco, eso es porque la cvr establece claramente la diferencia entre un responsable político y un responsable penal. se, por haber trabajado allí, que por mucho que se haya investigado, no aparecieron indicios razonables para juzgar ni a garcía ni a belaúnde, pero sí a giampietri.

dice el informe de la cvr en su punto 74:

La CVR encuentra que el primer punto de inflexión institucional en la abdicación de la responsabilidad democrática por parte de los gobiernos estuvo en la creación, por dispositivo legal, de los comandos político-militares. Ellos subordinaron en la práctica al poder civil en las zonas declaradas en estado de emergencia, pues terminaron asumiendo la conducción no sólo militar, sino también política de la lucha contrasubversiva.

en el 77:

77. La CVR ha constatado, con pesar, que los gobiernos civiles no estuvieron solos en esta concesión al uso indiscriminado de la fuerza como medio de combate contra la subversión. Por el contrario, la proclividad de dichos gobiernos a la solución militar sin control civil estuvo en consonancia con un considerable sector de la sociedad peruana, principalmente el sector urbano medianamente instruido, beneficiario de los servicios del Estado y habitante de zonas alejadas del epicentro del conflicto. Este sector miró mayoritariamente con indiferencia o reclamó una solución rápida, dispuesta a afrontar el costo social que era pagado por los ciudadanos de las zonas rurales y más empobrecidas.

87. La CVR encuentra responsabilidad política en el gobierno de Acción Popular por su tolerancia a las violaciones de derechos humanos cometidas por parte del Estado, principalmente contra la población indígena, la más desprotegida y marginada del país, y halla en ella una lamentable muestra de esos hábitos de discriminación y racismo existentes en la sociedad peruana.

siguiendo con el propio informe

...la llamada «masacre de los penales» ocurridas los días 18 y 19 de junio de 1986 en los centros penitenciarios de Lurigancho y El Frontón marcó una inflexión en el esfuerzo del gobierno del PAP por imponer desde el poder civil un nuevo esquema de respeto de los derechos humanos por las fuerzas del orden. La CVR ha constatado que, a partir de los sucesos mencionados, las fuerzas armadas actuaron con mayor autonomía en su actividad contrasubversiva, sin que el Poder Ejecutivo ni el Poder Legislativo las proveyeran de un marco legal para ello.

93. La CVR encuentra grave responsabilidad política en el gobierno del PAP en relación con estos casos, sin perjuicio de otras responsabilidades individuales que sean determinadas en otras instancias judiciales nacionales o internacionales.

94. La CVR considera el encubrimiento de la matanza de Cayara, ocurrida en mayo de 1988, como paradigmático de la nueva actitud del partido de gobierno frente a la actuación de las fuerzas armadas en la lucha contrasubversiva. La comisión investigadora conformada en el Senado de la República, presidida por el parlamentario del PAP Carlos Enrique Melgar, dictaminó que la matanza no había ocurrido, mientras que la minoría de dicha comisión y un fiscal aseguraban lo contrario. El dictamen, no obstan-te, fue aprobado por la mayoría aprista. Las investigaciones de la CVR confirman la matanza de Cayara y encuentran responsabilidad política en el PAP por colaborar en el encubrimiento de dicha masacre.

los medios no se salvan

151. En lo que se refiere al modo de la cobertura realizada, la CVR ha encontrado que en muchos medios se cayó en una presentación cruda, desconsiderada frente a las víctimas, que no favoreció la reflexión y sensibilización nacional. Forma parte de este problema el racismo implícito en los medios, resaltado en el informe final.

9:37 p. m.  
Blogger luissifuentes dijo...

"Las guerras no son para ser ganadas sino para continuar...La herarquía de la sociedad existe solamente debido a la pobreza y a la ignorancia.... Las guerras se basan en un principio: mantener a la sociedad al borde de la inanición; son llevadas a cabo por las clases gobernantes contra sus propios súbditos y su fin no es la victoria; es mantener intacta la estructura de la sociedad".

George Orwel


P.D. Todos tenemos nuestra cuota de culpa....nadie se salva.....así es la vida ......welcome to the earth planet!!!!!

12:01 a. m.  
Anonymous Jomra dijo...

Saludos

Título incendiario, la primera regla de un buen periodista :P.

Pero sí, tiene razón como un santo. Eso ni le exculpa ni le excusa de ninguna forma (¿No les recuerda a la Ley de Obediencia debida para los generales y demás militares en argentina y las razones por las que se tumbó la misma?), pero nos recuerda que por ahí pululan muchos políticos que tienen las manos manchadas con sangre, de forma más o menos directa según el caso, pero siempre con conocimiento de lo que hacía su ejército y brindándoles más poder (ya en el fujimorismo fue descarado), con lo que pedirles responsabilidad por sus acciones cae en lo necesario.

La CVR jugó un poco con el politiqueo, no tocó demasiado a los gobiernos prefujimoristas pensando en que así no se les iba a satanizar "tanto", pero no, o sea, tampoco, partidos como UN o el APRA se lo han pasado por el forro...

Hasta Luego ;)

5:15 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Del mismo modo, uno de los casos que no me queda claro es el del Fronton. Luis Giampietri fue preciso y enfático en afirmar que si se llamaba a las FFAA para debelar un motin la autoridad politica -o sea, el presidente Garcia en ese entonces- debió saber exactamente lo que estaba pidiendo y sus consecuencias. Fue eso entonces una masacre o una operación militar? Se relaciona en parte con lo que dice Humala. Al mismo tiempo recordemos que la lucha antisubversiva durante el gobierno de Belaúnde fue dejada en manos de militares, con el numero de muertos ya conocido. ¿Quien es responsable?

saludos

Luis

12:50 p. m.  
Blogger Yulupuqui dijo...

Realmente una lastima que sea el quien lo señale, pero es cierto que esos gobernantes tienen responsabilidades (aunque unos mas otros), pero que se puede esperar de un presidente que cometio abusos tambien???, lo que se puede esperar son propuestas como las de Allan Wagner para contratar abogados que defiendan a los militares acusados por violaciónes de derechos humanos cuando las victimas de estos abusos no tienen ninguna procuración por parte del gobierno, solo las ong´s atacadas son las que hacen algo por ellos...Y eso de García de ser un defensor del ciudadano frente al Estado, Donde quedo???

2:18 p. m.  
Blogger Jose Alejandro Godoy dijo...

Si la CVR ha sido vituperada por casi todos los partidos políticos (salvo las excepciones que todos conocemos), no fue porque súbitamente les viniera un amor por los militares, sino porque no quisieron encarar sus responsabilidades particulares, señaladas claramente en el Informe Final. Veamos sino algunos ejemplos:
- Acción Popular: Se le acusó de no tener un diagnóstico adecuado del fenómeno (lo atribuyeron al comunismo internacional o a velasquistas en un inicio), de no controlar a las Fuerzas Armadas (y allí se recuerda el episodio de Belaúnde tomando las cartas de Amnistia Internacional a la basura)y de tolerar violaciones a los derechos humanos (cuyas denuncias fueron vistas como un arma de la oposición).
- APRA: Se le criticó su actuación en la matanza de los penales. Si bien no llegan a establecerse responsabilidades penales de AGP, no se descartan tampoco. Se señala que por dichos hechos el gobierno aprista tuvo una importante responsabilidad política, dado que el Consejo de Ministros dio la orden de acabar con el motín senderista "lo más rápido posible". Asimismo, se acusa de encubrimiento al congresista aprista Carlos Enrique Melgar y a la bancada aprista, por el caso de Cayara. Asimismo, también se condena el hecho de que no se haya permitido avanzar más allá con las investigaciones parlamentarias en el caso del comando paramilitar que tuvo el nombre de un martir aprista.
- Fujimori: Conducta criminal asociada al Estado, condena del golpe de Estado, falta de relación entre autoritarismo y resolución del conflicto, corrupción y violaciones de los derechos humanos. En suma, demuelen la "memoria salvadora" que el fujimorismo construyó durante esos años.
- PPC: No tiene un capítulo especial, pero en la parte referida al Poder Legislativo se critica su inadecuado diagnóstico del conflicto (Celso Sotomarino asoció a Abimael con Fidel Castro) y su poca disposición - salvo excepciones - a comisiones investigadoras frente a excesos militares.
- Izquierda: se critica su tardío deslinde con las posiciones que veían a la democracia como un mero instrumento para acentuar las contradicciones del sistema y que no descartaban la lucha armada como vía válida.

Creo que ahora entendemos porque el IF CVR, los ex comisionados y todo aquel que pidiera un debate meridianamente serio sobre el tema eran (y son) poco escuchados por los políticos de turno. A ello se suma el hecho de que el sector AB (aquel que en esa época reclamaba mano dura y, para decirlo en términos crudos, sin importar cuantos habitantes de la sierra murieran porque no los consideraban iguales a ellos) cambian de canal cada vez que les tocan el tema de los DD.HH. (Rosa María Palacios dixit). Solo el tema les importó cuando el candidato antisistema tuvo una acusación - bastante fundamentada por lo demás - de violaciones a los derechos humanos.

Y, sí, es una lástima que sea Humala el que lo diga.

2:58 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

humala tiene razon, pero por se humala nadie le creera.

4:05 p. m.  
Blogger Jose Alejandro Godoy dijo...

Una precisión más sobre lo que Roberto señala. La CVR indicó lo siguiente sobre el tema de las responsabilidades de las autoridades políticas:

"Las violaciones d elos derechos humanos cometidas por el Estado ocurrieron, por lo generla, durante regímenes democráticos, con elecciones periódicas, libertad de expresión y derechos constitucionales vigentes. La aplicación de la teoría (de dominio del hecho) no puede ser, entonces, mecaníca ni puede justificar por sí sola la responsabilidad del poder político sobre los actos que implican graves violaciones de los derechos humanos. En concreto, si fue sencillo jurídicamente vincular a Videla con todas las desapariciones ocurridas en Argentina, no procede acusar automáticamente como autor mediato o coautor de una violación de kis derechos humanos al Presidente Constitucional de la Repúvblica, ni tampoco a las autoridades políticas militares y civiles. En el caso peruano, por consiguiente, es necesaria una elaboración ulterior.

Debe, sin embargo, señalarse una excepción a esta regla. A partir del golpe de estado del 5 de abril de 1992, se estableció un régimen de facto que suspendió la institucionalidad democrática del país a través de la abierta intervención en el Poder Judicial, en el Tribunal Constitucional, en el Minsterio Público y en otros organos constitucionales. Se gobernó por decreto a través del denominado "Gobierno de Emergencia y Reconstrucción Nacional", que concentró durante un breve lapso las funciones ejecutivas y legislativas del Estado, neutralizando en la práctica el control político y judicial sobre sus actos. A la luz de las ,má recientes investigacioes judiciales, se puede concluir, además, que durante ese tiempo se hizo uso de los recursos del Estado con la finalidad de organizar, adiestrar y emplear grupos operativos encubiertos que tuvieron como finalidad el asesinato, la desaparición y la tortura de personas, todo ello alrededor de la estructura del Servicio de Inteligencia Nacional. Ello es explicado en el caso correspondiente al autodenominado Grupo Colina".

(IF CVR, Tomo I, p. 236).

4:59 p. m.  
Blogger Reaño dijo...

Es curioso, ¿para qué se entrena a los militares?
para matar...
sí, la convención de Ginebra, etc.
Nómbrenme una guerra limpia (lo que tuvimos fue una guerra civil, en parte)...
De Gaulle fue juzgado por lo de Argelia? No, claro que no, pero aquí vamos más adelantados, como siempre...
Si el Estado envió a los militares, si el estado no controla la cantidad de psicópatas que pueden estar en sus altos mandos castrenses, si el Estado crea manuales de guerra sucia y envía al ejército al monte... ya me gustaría ver la capacidad de discernimiento de Bernales con un fusil en la Sierra frente a un enemigo que no ve...
Los crímenes deben ser juzgados dentro de un contexto (alguien conoce la expresión "atenuantes de guerra"?)
¿Dónde estaba Lerner cuando esto pasaba?
El problema de querer construir la "verdad" es qué verdad construyes, quiénes la construyen, para qué la construyen, etc.
Ya Vargas Losa, en el Informe de Uchuraccay habló de la diferencia entre "convicción absoluta", "convicción relativa" y "convicción dudosa".
Por otro lado, es interesante ver "la dictadura de la CVR", cualquiera que la critique es tachado de fascista o algo parecido...
No pues...

6:30 p. m.  
Blogger Fabber dijo...

La CVR no es un monolito moral como sus autores y los grupos de varias izquierdas (las respetables y bientencionadas y las que no lo son tanto) defienden. Tiene muchas razones y conclusiones acertadas, pero tantas otras no son más que el resultado de la tendencia ideológica de no pocos de sus miembros

Realmente no se dijo nada nuevo sobre SL o el MRTA que no se hubiera condenado ya. La carne del asunto fue subirle el volumen a la relevancia de los crímenes militares, que los hubieron, colocando a los movimientos subversivos y al Estado en el mismo plano tácito moral de crímenes.

La CVR se organizó no sobre la caída de Sendero, sino de la de Fujimori. Por ser una Comisión que sucedió inmediatamente después a dicho gobierno autoritario, se juzgó con especial severidad el régimen donde el fenómeno subversivo dejó de representar un peligro para el Estado. El fujimorismo y no el senderismo era en el 2000 el enemigo que estaba más fresco, y los sectores más tendenciosos de nuestra izquierda siempre buscaron algún ícono tipo Pinochet o Videla para darse un caracter de víctima que si tuvieron efectivamente sus contrapartes chilena y argentina.

El gobierno donde la matanza fue más indiscriminada, fue nada menos que el del "patricio de la democracia" nuestro Fernando Belaúnde. Pero por una cuestión política de la CVR (organizada en el gobierno de Paniagua) se le acusa de "falta de diagnóstico" y de "tolerar los abusos" cuando los crímenes y la MATANZA de inocentes en ese régimen indiscriminada fue de lo peor. Decir que se la llevó fácil es poco.

Alan García queda en un punto medio y se salva solo por la existencia de Fujimori, pero sé que el mayor crímen que muchos le recuerdan no es Cayara, sino la matanza de los Penales. Por eso, los más radicales lo siguen llamando genocida.

Fujimori fue un gobernante que hizo florecer casi institucionalmente la corrupción y fue ilegalmente autócrata, abusivo y que vulneró todas las instituciones democráticas, incluso las de la Carta del 93. Pero ese juicio no corresponde a la CVR, sino circunscribirse a la guerra interna que asoló nuestro país. Y en ese aspecto, a pesar de quienes solo ven blanco y negro en cualquier cosa, la verdad es que Fujimori tuvo su más grande acierto. La derrota del terrorismo de un SL polpotiano fue su principal logro objetivo e incuestionable, que lamentablemente luego le sirvió de carta blanca para lo que todos sabemos, acabando por renunciar via fax en medio de la marea de los vladivideos.

Yo no tomo a la CVR como la Biblia, ni la cito como tal. Es un documento muy valioso y que recopila mucho de lo que fue ese período cruento de nuestra historia (cruento más que nada por la naturaleza de SL por encima de los demás actores), pero que peca de varios sesgos políticos. No es el juicio histórico definitivo que se pretende a sí misma.

Finalmente, será bueno distanciarnos un poco más en el tiempo para ver este período de nuestra historia reciente más desapasionadamente y analizar lo que realmente sucedió, cuando se diluyan un poco mas los colores de los cristales con los que miramos.

3:00 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal