08 setiembre 2006

Esperando mi porno infantil

Acabo de pedirme -vía Amazon, que la lanzó esta semana- la última locura de Alan Moore: Lost Girls (¡en oferta con el último tomo de League of Extraordinary Gentlemen!).

Del blog de Ivan Thays, me robo un resumen del argumento:

Corre 1913 en Berlín: se estrena El rito de la primavera, de Igor Stravinsky, y faltan tan sólo meses para que un magnicidio en Sarajevo proporcione la excusa que iniciará la Primera Guerra Mundial. En ese contexto se produce el encuentro fortuito entre tres mujeres: la Alicia de Lewis Carroll, la Wendy Darling de Peter Pan y la Dorothy de El mago de Oz. Coinciden en el mismo hotel austríaco; Alicia, que es la mayor, no tarda mucho en seducir a las otras. Mientras encuentran lo que un periodista describe como “formas cada vez más enloquecidas y acrobáticas de excitarse”, se cuentan sus propias historias de iniciación sexual.
Este proyecto empezó a gestarse hace 16 años (de hecho, League of Extrordinary Gentlemen es una creación posterior, inspirada en Lost Girls y, en general en todo el rollo Wold Newton). Entonces, Moore le pidió a su amigo Neil Gaiman que le recomendara un dibujante y éste le presentó a Melinda Gebbie. Moore y Gebbie se entendieron tan bien en este proyecto pornográfico, que terminaron casándose.

Sí, leyeron bien, es un "proyecto pronográfico". Moore se ha propuesto repetir el plato. Así como removió, aniquiló y resucitó el cómic de superhéroes con Watchmen, Lost Girls pretende reivindicar el género pronográfico. De una entrevista en SCI FO Weekly:

Certainly it seemed to us [Moore and Gebbie] that sex, as a genre, was woefully under-represented in literature. Every other field of human experience—even rarefied ones like detective, spaceman or cowboy—have got whole genres dedicated to them. Whereas the only genre in which sex can be discussed is a disreputable, seamy, under-the-counter genre with absolutely no standards: [the pornography industry]—which is a kind of Bollywood for hip, sleazy ugliness.
Así que Lost Girls no sólo es el último cómic de Alan Moore, sino que es una historia erótica tan exhaustivamente trabajada que sus autores terminaron en la cama.

¿Y si ese tornado del Mago de Oz en realidad era una metáfora del primer e inolvidable orgasmo de Dorothy, cuando el mundo se volvió una explosión de color? (tomado de Susie Bright's Journal)

5 Comentarios:

Blogger Sir Faxx von Raven dijo...

asu.




asu.




asu.

4:32 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Esto lo leí hace unos meses en Boing Boing y me pareció espectacular.

Pueden ver varias páginas del contenido en el blog erótico (y altamente recomendado) de Violet Blue.

-tabo

5:26 p. m.  
Blogger Jose Alejandro Godoy dijo...

Hoy el Utero ha hecho honor a su nombre.

5:58 p. m.  
Blogger Roberto dijo...

alan moore es un genio.

¡vamos grant morrison, puedes superar eso!

11:26 p. m.  
Blogger Lobito dijo...

Realmente.

Fascinante.

Y en total acuerdo con mis co-comentaristas:

Asu
(bis)

8:37 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal