15 mayo 2006

A mí me gusta Perú.21

¿No les aburre el debate sobre el debate? Que si el 17, que si el 21, que tú te corres, que yo me corro.

Francamente...

Mientras esperamos que el dúo lamentable se ponga de acuerdo en serio, hablemos de otra cosa. Hoy tengo ganas de recomendarles Peru.21.

A mí me gusta como tabloide. Tiene personalidad, coherencia e ingenio. También es verdad que muchas veces trae menos información que sus competidores directos (La Primera, Correo), pero compensa con buenos y variados columnistas.

Aquí, algunos ejemplos de mis columnas de opinión favoritas de Perú.21. Para que las lean, como que no se me aburren durante la modorra noticiosa:

La Opinión del Director: La columna de Augusto Álvarez Rodrich. No es tan ágil ni provocadora como la de Juan Carlos Tafur, pero es más periodística y suele estar sólidamente sustentada. Además que es el mejor titulero de editoriales en el medio (y cambia de foto según la ocasión). Les recomiendo Gusto mediocre (el de Alejandro Toledo no fue un buen gobierno), su editorial del 7 de mayo.

Carlos Iván Degregori: Ídolo. Una de las plumas más lúcidas y esmeradas de la prensa local. Suele ser, para mí, la voz de la razón. Tiene un estilo cargado de humor e indignación con el que me identifico demasiado. Les recomiendo Tiburones al ataque, en el que sustenta las razones de su voto en blanco.

Controversias: La columna de Fernando Rospigliosi (aunque alguien me dijo que más parece la columna del Departamento de Estado). Un derechista a rajatabla, que defiende el exterminio absoluto de los sembríos de coca y la invasión a Iraq, entre otras gracias. El popular "Rospi" es el intelectual de derecha más listo de este país. Imperdible. Les recomiendo ¿Ha cambiado Alan García?: Es cierto que quiere pasar a la historia, pero eso no significa nada. La vez anterior también quería lo mismo, y lo hizo pésimo.

Jorge Bruce: (Aunque mi amigo Reaño me quiera matar). Cuando no está aplicando Freud para desmembrar a algún político, Coqui Bruce suele ser la sustentación intelectual del sentido común de nosotros, los cívicos. Leerlo es toda una catarsis. Les recomiendo Adaptación.

PanDemonio: Con Beto Ortiz, la huachafería se convirtió en una escuela literaria y la insidia en un género periodístico. El que no lo lea, que tire la primera piedra. Les recomiendo, por exquisitamente sensiblera, Carta a Mamarita, para que moqueen por el Día de la Madre.

5 Comentarios:

Anonymous pulso dijo...

"la huachafería se convirtió en una escuela literaria" y un ejemplo claro eres tu con tu dizque periodismo.
ya pues marquito el unico pacharaco aqui eres tu por seguri este periodismo cagoncito.

10:36 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Te identificas con degregori? Nunca te he oido hablar del MEF.

12:08 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Cosa de blancos.

3:53 a. m.  
Blogger leocadio dijo...

Del muchacho Beto Ortiz recuerdo muchas crónicas. No sé si conserva la vena . Pero antes era gozoso leerlo. La crónica que habla del 'alzeimer' de su madre es entrañable. Saludos, Ocram.

10:35 a. m.  
Blogger ElectroGothik dijo...

todos los días leo mi Perú 21 y Correo. Y mi psiko? digo y mi pisko?

1:08 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal